LOS PROCURADORES ANTE UN DIVORCIO

Es bastante habitual conocer el papel que tienen los Abogados en un proceso de divorcio, pero ¿qué ocurre con los Procuradores? ¿Es obligatorio contratar uno? A continuación explicamos una guía básica sobre el tema que invitamos a leer.

En todos los procesos de nulidad, separación o divorcio es necesario contar tanto con defensa como con representación procesal, tareas que asumen el Abogado y el Procurador respectivamente. En la Ley de Enjuiciamiento Civil se exponen estos requisitos.

El papel del Procurador es esencial para el correcto desarrollo del proceso, ya que se encarga de tareas como las siguientes:
Avisar a los clientes del día y la hora en que deben personarse en el Juzgado;
Recibir las notificaciones de dicho Juzgado;
Trasladar al Abogado las notificaciones;
Una vez emitida la Sentencia, también deberá trasladarla al Abogado y ponerse en contacto con los clientes.

Esto es solo un breve resumen de la intervención del Procurador en estos procesos, ya que existen aún más tareas.

Los divorcios pueden ser de dos tipos: de mutuo acuerdo y contenciosos. Es de mutuo acuerdo cuando la demanda la presentan los dos cónyuges conjuntamente; y es contencioso en el resto de los casos. La ventaja del divorcio de mutuo acuerdo -además de su menor duración- es que los dos miembros pueden ir acompañados del mismo Abogado y Procurador, por lo que supondrá una reducción del coste. En el divorcio notarial también es necesario llevar Abogado y Procurador.

Si necesita más información sobre este u otros temas legales recuerde que nuestro Despacho en Granada le puede ayudar. Somos un equipo de Procuradores con amplia experiencia en el sector, por lo que podemos asesorar a nuestros clientes en gran cantidad de temas: Derecho Civil, Laboral, Administrativo...
Sólo tiene que pedir una cita previa con nosotros por teléfono o internet y estaremos encantados de recibirle.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE